Solo el movimiento global para la estabilidad climática podrá ayudar a “America a ser grande” otra vez

Introducción

En una de las campañas presidenciales más polémicas y controvertidas de la historia de Estados Unidos, la victoria del candidato republicano Donald Trump ha sacudido los mercados y audiencias de todo el mundo. Grupos de expertos en negocios, profesionales de la salud y defensores de la acción por el clima global han expresado su preocupación por el resultado dado que el presidente electo parece no creer en el cambio climático y ha manifestado su intención de retirarse del Acuerdo de París y revertir las políticas domésticas para proteger el agua e impulsar las energías limpias. Sin embargo, en su primer discurso como Presidente electo su retórica se ha visto un poco más suave, proclamando unificar al electorado, revitalizar la infraestructura estadounidense y cuidar los intereses nacionales, lo que claramente es posible manteniendo e impulsando el Plan de Energía Limpia – promovido por Obama –  que contribuye a generar autonomía territorial, reduce contaminantes y promueve el desarrollo de tecnologías e innovación. Asimismo, seguir adelante con los compromisos ratificados por Estados Unidos junto a 103 países para la preservación del clima global conllevaría una posición de liderazgo internacional y un sin número de beneficios nacionales y personales para Donald Trump, más aun cuando el 67% de los estadounidenses consideran al calentamiento global como un “problema serio y se reconoce que hay otros factores liderando la transición.

Twitter

Mensajes Claves

  • El cambio climático no puede ser detenido por un solo país y la ola creciente de acción climática no será frenada por un solo jefe de Estado. El nuevo tratado sobre el clima se basa en 20 años de minuciosas negociaciones en las que los gobiernos han reconocido el rol del humano en la afectación del clima global, y acordado, el año pasado en París, un tratado global –  hoy con fuerza legal – para reducir el incremento de la temperatura global. Si bien la administración Trump puede ser una traba compleja para el impulso del Acuerdo de París, hoy, este forma parte del compromiso de acción climática de más de 100 países que representan el 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero. En el siglo XXI, cualquier país, por grande que sea, que no siga la ráfaga de la transición energética se verá, rápidamente, rezagado, tanto económica como políticamente.
  • El proceso de descarbonización de las economías se instaló, crece y lo veremos crecer en el tiempo.El Acuerdo de París, negociado por 195 paises, ha establecido la senda para el abandono de los combustibles fósiles y nuevas relaciones con la naturaleza. Así, aun cuando oficialmente comenzará a regir el 2020, en un acto inédito de concertación política en menos de un año este ya tiene toda la fuerza del derecho internacional. Los beneficios y la responsabilidad son claros, por lo que la necesidad de mejorar sus compromisos de descarbonización y cooperación climática resulta evidente. Si Estados Unidos quiere seguir siendo potencia e inspiración de muchos, es claro que fomentar la acción climática será necesario, sobre todo considerando que en hoy lidera la generación eléctrica a partir de fuentes renovables.

Recursos

Cobertura de prensa

Recursos y materiales

Material audiovisual

Citas relevantes

  • “No sería fácil para Trump lograr renegociar el acuerdo de París. Sin embargo ciertamente podría ralentizar el proceso o sacar a Estados Unidos de él, tal como lo hizo la administración de Bush hace 16 años con el Protocolo de Kyoto”.- Patricia Espinosa, Secretaria Ejecutiva CMNUCC.
  • “….esperanza en que el nuevo líder norteamericano sepa ver más allá de la política nacional y reconozca la necesidad de modernizar el sistema energético y la infraestructura por el bien de la economía norteamericana, del crecimiento y de la creación de empleo”.- Christiana Figueres, lider iniciativa 2020.
  • “A la hora en que estoy hablando 103 países han ratificado el Acuerdo de París. Representan el 70% de las emisiones de efecto invernadero. Contrariamente a lo que ha dicho Trump, él no puede denunciar el acuerdo de París.Tiene una vigencia de tres años”.- Ségolène Royal, Ministra de Medio Ambiente de Francia.
  • “Puede que Trump no saque a Estados Unidos de la COP22, pero lo que es seguro es que no emprenderá ninguna iniciativa que ayude a combatir la injusticia climática. Por eso tenemos que seguir luchando”.- Becky Chung, miembro de la ONG SustainUs.
  • “Seguro que cuando Trump se informe bien de la importancia del acuerdo de París no hará nada por impedirlo. Este no es el momento de la toma de conciencia, que ya pasó, sino de la acción. No quiero imaginarme lo que sería retroceder 10 ó 15 años y comenzar a explicar de nuevo la importancia que tiene luchar contra el calentamiento global. Si pasan otros diez años el daño puede ser irreversible”.- Dogan Altinbilek, vicepresidente del centro de análisis World Water Council

Alertas relacionadas